En Tiempo RealNaciónOpinión

Pesos y contrapesos en la 4T: ¿México el país de las maravillas o el infierno tantas veces prometido?

No me cabe la menor duda, de que el gobernador de Chihuahua Javier Corral es un extraordinario actor. Y también que es un político de lo más cínico que pueda encontrarse en el entorno nacional.

Con la habilidad que lo ha caracterizado siempre para engañar gente, Javier Corral “convocó” a un grupo de notables para integrar un frente opositor al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Organizó así el taimado de Corral, una desigual pelea como la última del boxeador Canelo Álvarez, en la que liquidó en unos cuantos minutos al bulto que le pusieron enfrente.

¡Sus famélicos “seguidores” contra el poderoso López Obrador!

En relación a esta fracasada argucia de Corral, el polémico Juan Ignacio Zavala escribió una aplastante columna en El Financiero donde les dice a ese grupo de conjurados de caricatura, entre otras linduras, lo siguiente:

“Un grupo de ellos, (se refiere a los políticos que no entienden el cambio que vive México, más para mal que para bien) acompañado de algunos articulistas, anunció el sábado que conformarían un movimiento opositor como contrapeso a López Obrador. El periódico Reforma sirvió de plataforma para el lanzamiento y el vocero de tal intento fue el gobernador Javier Corral, que empinó a varios personajes que se deslindaron de manera inmediata. El gobernador de Jalisco fue el primero en hacerse a un lado –e hizo bien, él no necesita ahora ese tipo de movimientos–, lo siguieron intelectuales como Juan Villoro y Héctor Aguilar Camín. Todo empezó a caerse el propio sábado. El asunto parece que se diluyó hasta quedar en un comunicado, ciertamente penoso, en el que anuncian que se reunieron a platicar entre ellos, que según esto tienen “actividades y posturas políticas” muy diversas –lo que es falso– y encontraron coincidencias. Anunciaron que quieren un México con contrapesos. Muy bien que lo quieran, pero así no quedó la cosa en la votación. Ni modo. En México hay grupos que creen que se puede gobernar sin votos.”

Está claro, como bien lo dice Juan Ignacio, que las jugarretas de Corral no serán contrapeso para un presidente tan poderoso y omnipresente como lo es López Obrador.

Un mandatario que tiene bien definidos sus objetivos personales para los próximos seis años, y los que pudieran venirse si se modifica la Constitución que en algunos de sus articulados parecen molestar mucho al tabasqueño, y el principio de la No reelección desaparece definitivamente de nuestra Carta Magna.

Por el momento, AMLO no tiene contrapesos ni políticos ni mediáticos de fuerza a su muy arraigado estilo personal de gobernar.

Hay movimientos de coyuntura que hacen ver inconformidad popular.

Ayer en este mismo espacio comentamos que a la protesta por la construcción de la termoeléctrica cerca de Cuautla en el estado que mal gobierna el atorrante y voluntarista de Cuauhtémoc Blanco, tuvo la adhesión del EZLN y de algunas secciones de la CNTE.

La consulta en tres entidades que tienen poblaciones de más de un millón de habitantes como Puebla, no llegó ni a los 60 mil votantes.

Pero AMLO dijo que fue un éxito y que por ello la termoeléctrica va porque va.

¡Me canso ganso!

Pero eso no representa, ni por asomo, que en el país existan contrapesos reales a esa forma de gobernar de AMLO, que todavía en muchos de sus secretos y ambiciones permanece inescrutable, y que tiene a su favor la utilización de todo el aparato y la fuerza del Estado para llevarla a cabo.

Con AMLO los gobernadores han dejado de ser virreyes.

López Obrador los exhibe como personajes impopulares entre sus coterráneos cada vez que puede hacerlo durante los actos públicos realizados en sus giras por la República.

Esa argucia del político de Macuspana la han padecido Héctor Astudillo en Guerrero, Alejandro Moreno en Campeche, Carlos Joaquín González en Quintana Roo, Marco Antonio Mena en Tlaxcala, entre los casos más sonados.

Sin contrapesos políticos y mediáticos reales y fuertes enfrente, López Obrador camina tranquilo, pateando un bote, rumbo a su inescrutable, repetimos esa condición de su estrategia personal, destino histórico y político.

Mientras el país se calienta cada día más a causa de la inseguridad que lo azota y de una economía que sencillamente no ofrece señales claras ni de recuperación ni de rumbo.

Y ya casi se llega a los cien días de gobierno de la 4T.

EN TIEMPO REAL

1.- El excandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña fue designado como integrante del Consejo Global de HSBC. En dicho organismo participan solamente 12 financieros de alto nivel mundial.

José Antonio Meade es el primer latinoamericano en ocupar tan relevante posición, y como ya cumplió más de un año, sin tener cargo público alguno, no cae de ninguna manera en el supuesto de conflicto de interés.

2.- Quintana Roo anuncia una fuerte campaña para incentivar la inversión en el sector turístico de los destinos más fuertes de la entidad. El gobernador Carlos Joaquín González, sin dejarse intimidar por sus adversarios políticos que se la pasan pensando en cómo ganar algo en las elecciones que vienen, sigue trabajando intensamente.

3.- En Baja California, el seguro candidato de Morena a la gubernatura, Jaime Bonilla Valdez se movió para que la elección no sea por dos años, sino por cinco.

Bonilla en su tiempo tuvo el apoyo del priista Xicoténcatl Leyva Mortera para crecer como empresario de radio y televisión. Ha logrado una gran amistad con AMLO. Por ello el Instituto Electoral de Baja California ya definió la modificación del transitorio y el periodo del próximo Gobernador será de cinco años como quiere Bonilla.

La Constitución le vale sorbete a Morena.

Mostrar más

Jose Luis Camacho Acevedo

Periodista, columnista de El Heraldo de México, SDP Noticias y Monitor Xpress, colabora con Ciro Gómez Leyva los jueves a partir de las 8:00 am y es director de aeinoticias.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar