En Tiempo RealOpinión

Esteban y Marcelo Punteros en la sucesión de Morena

Aun cuando no forman parte del gabinete legal, Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal sí son parte del gabinete político de Andrés Manuel López Obrador. Lo anterior viene a colación por la terna que se está gestando para la sucesión presidencial en Morena, una sucesión todavía muy lejana, pero que ya está indiscutiblemente en marcha.

Ya que tanto la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, como el líder de la bancada en el Senado de la República forman parte de la terna que aspiraría a suceder al tabasqueño, a esta se suma el canciller Marcelo Ebrard.

Una medición que se trata de una encuesta y que tiene una connotación muy similar a la de ser pulso de los favoritos en la carrera presidencial de Morena.

En el sistema político mexicano que tanto le gusta practicar y recordar al presidente López Obrador, se manejaba una sentencia que decía que para ser Papa se necesitaba primero ser cardenal.

Es decir, para ser candidato presidencial es necesario ser parte del gabinete de primer nivel.

Recordemos que para habilitar a Luis Donaldo Colosio como presidenciable, el expresidente priista Carlos Salinas lo removió de la dirigencia nacional del PRI a una dependencia federal con la mayor base clientelar del gabinete, en ese entonces la Sedesol.

Bajo esa premisa ni Monreal ni Sheinbaum podrían ser los candidatos de Morena a las próximas elecciones de 2024. Por ende, tendrían que afrontar mayores retos para ser realmente considerados.

Desde el Senado, Ricardo Monreal tendrá que resolver inmediatamente dos asuntos: sus diferencias con Yeidckol Polevnsky y el sabotaje que le hace constantemente Martí Batres, quien es un evidente partidario de Sheinbaum.

En relación con la jefa de Gobierno capitalina, cada día le aparecen más muertos en el closet de los que se imaginaba le había dejado su antecesor Miguel Ángel Mancera. Asimismo, la propia Sheinbaum ha reconocido que tiene graves pendientes como el caso del Metro que se lo entregaron hecho pedazos y al que tendrá que aplicar una cirugía mayor para que funcione con eficacia y seguridad ese transporte colectivo.

Si en algún momento, el presidente tiene que remover a algún miembro de su gabinete, como, por ejemplo, la secretaria del Trabajo, María Luisa Alcalde a quien le siguen comiendo el mandado Napoleón Gómez Urrutia y Pedro Haces; o a la Secretaría de Economía, Graciela Márquez Colín, quien simple y sencillamente ni en las conferencias matutinas aparece, para abrirle paso a Monreal o a Sheinbaum.

Es poco probable que Monreal acepte cargos en el gabinete de tan bajo nivel. Además, nunca ha existido un candidato presidencial que provenga de dichas dependencias.

Hay una doble lectura en las encuestas simultaneas de El Financiero, la primera que ya están posicionando a los presidenciables que son integrantes del gabinete, y que quienes pelearían a los punteros Esteban Moctezuma y Marcelo Ebrard serían los externos Sheinbaum y Monreal.

Si es que López Obrador actúa como tanto le gusta oficiar, con el librito del sistema político mexicano y cumple la sentencia de que para ser papa se necesita primero ser cardenal, pronto tendríamos que ver a Monreal y a Sheinbaum en el gabinete o empezar a acostumbrarnos a ver cómo crecen las posibilidades de Olga Sánchez Cordero y Carlos Urzúa, por citar dos ejemplos relevantes.

Mostrar más

Jose Luis Camacho Acevedo

Periodista, columnista de El Heraldo de México, SDP Noticias y Monitor Xpress, colabora con Ciro Gómez Leyva los jueves a partir de las 8:00 am y es director de aeinoticias.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar