Una CRE que incomoda  los pensamientos del monopolio #Opinión #LaBarraVerde @VictorHMexico

La promulgación de la Ley de Expropiación en 1936, dio como resultado la aplicación de la expropiación nacionalista petrolera en México en el año de 1938, con el entonces presidente  Lázaro Cárdenas.

Miles de mexicanos rebosaban de alegría por liberarse de la opresión y maltrato de las empresas petroleras privadas. Su felicidad llegó muy alta, hasta pensar que su situación económica cambiaría para su presente y el futuro de su descendencia.

Desde la expropiación de PEMEX y la fundación de CFE en el año de 1937, las dos empresas  se convirtieron en el monopolio paraestatal de México.

CFE fue la única empresa en controlar la generación, distribución y el precio de la electricidad. PEMEX, fue la única empresa en controlar la cadena de Midstream, Upstream,  Downstream  y el precio de los hidrocarburos.

En 1993 nace la Comisión Reguladora De Energía (CRE)

 ¡La liberación de PEMEX y de CFE del gran monopolio,  está cerca!

(En la administración del presidente Carlos Salinas De Gortari)

Los objetivos principales de esta comisión son:

  • Administrar la regulación técnica privada de la generación de electricidad e hidrocarburos.
  • Administrar la regulación económica de la electricidad, los hidrocarburos de la nación y de los privados.
  • La generación, administración, distribución y precios dela  energía e hidrocarburos de autoconsumo privado.

¿Conocemos a realidad qué es la CRE para hablar mal o bien de ella?

¿Durante cuántos años se fortaleció la CRE?

¿A quién defiende y contra quién defiende la CRE?

¿Volveremos al monopolio de CFE y PEMEX?

Estamos viviendo en año 2019, veintiséis años después del nacimiento de la CRE.

 Durante mí caminar por diferentes estados de México, conocer diferentes partidos políticos y aspirantes físicos a ocupar cargos de representación  pública, me compartían sus pensamiento y decían: “Maldita LA REFORMA ENERGÉTICA, tenemos que destruirla y no hablar más de ella”.

Está claro que todos tenemos cierto grado de ignorancia en ciertos temas y es razonable aceptarlo.

Pero ¿Defender y justificar  nuestra ignorancia con toda nuestra energía física es razonable?

De forma personal  y privado es válido no conocer las leyes. Pero, quienes piden el poder y logran tener el poder como representantes  públicos, debería de ser un delito para ellos, no conocer las leyes en los energéticos y por los resultado de este; por causar un daño a un patrimonio económico de la nación.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar