Columna InvitadaOpinión

Una nueva realidad para los justiciables #Opinión #ColumnaInvitada por Fermín Sánchez #Tlaxcala #Noticias #QuédateEnCasa

Hoy nos enfrentamos a una nueva realidad, la pandemia que sorprendió y sacudió a naciones enteras, poniendo al descubierto la conciencia humana desde todas sus aristas y su habilidad para enfrentar y superar esta dolorosa etapa de aprendizaje.

Todos los sectores productivos del país están ingresando en una recesión económica inexorable, misma que está generando una gran preocupación en toda la sociedad mexicana. Sin embargo, debemos ser realistas al decir que nada volverá a ser igual, resulta difícil de asimilar, pero así será.

Tanto los sectores productivos de la población, como la sociedad en general, deberán alistarse y enlistarse en el uso de las tecnologías para poder hacer llegar a la ciudadanía sus productos o servicios, así como las Instituciones del Estado seguir modernizando sus sistemas de atención ciudadana, en la que se nos permita, a través de estas tecnologías, estar “cerca a la distancia” .

Ahora bien, sabemos que todas las instituciones del Estado tienen que reanudar actividades al 100% en algún momento, dígase educativas, administrativas, ejecutivas, etc.,  encontrándose entre ellas la actividad jurisdiccional, lo que nos lleva a plantear la siguiente pregunta: ¿qué pasará cuando las puertas del Poder Judicial en nuestro Estado, se abran para reanudar sus actividades?

No es un secreto ni resulta difícil vislumbrar que, tanto los justiciables como los abogados litigantes, acudirán de forma inmediata a tratar sus asuntos, y se puede entrever que, aunque ya haya menguado en algo la pandemia por covid-19, resultará difícil que se puedan seguir al pie de la letra todas las recomendaciones de distanciamiento social, lo que generaría un alto riesgo de contagio, ello, esencialmente porque el 90% de la acción judicial reclama la presencia física para impulsar y desahogar la actividad jurisdiccional.

Sin embargo, no olvidemos que el Poder Judicial es más importante por su trabajo al pronunciar el Derecho que impetra el justiciable, que por sus instalaciones mismas, lo que obliga a los profesionales del Derecho (juristas, litigantes, juzgadores y justiciables) a implementar nuevas herramientas para acceder a la justicia, siendo éstas las plataformas electrónicas que en este momento están a nuestro alcance, tales como las  video-conferencias, oficinas virtuales para promociones electrónicas, líneas telefónicas, etc.

Es aquí, donde se pone a prueba el ingenio y la creatividad en sinergia con el conocimiento, donde tal vez no se requieran inversiones fastuosas para implementar herramientas tecnológicas  que estén al alcance de todos y que permitan el acceso a la justicia, tal como lo mandata nuestra Carta Magna.

De tal modo que, estamos en el umbral de una justicia digital como modelo viable de solución ante las exigencias de estos tiempos de distanciamiento social, en la que, la adopción de herramientas electrónicas y/o aplicaciones digitales, permitan ahorrar tiempos y gastos de traslado en la atención y resolución de los problemas jurídicos de las personas,  que también facilite el acceso a una consulta jurídica por los abogados postulantes; y para el caso del Poder Judicial en el Estado, sesionar de manera remota, como sucede ya en Estados Unidos o en algunos casos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Por último, cabe señalar para los lectores que, ésta urgente e importante transformación del derecho, conlleva también, un cambio irreversible en la mentalidad de los abogados postulantes más tradicionalistas, máxime que el no hacerlo implicaría un letargo en la actividad jurisdiccional, un riesgo de salud pública y una flagrante violación a los derechos humanos al no tener un acceso a la justicia pronta y expedita.

¿Estamos preparados para ello?

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar